#EducaConTIC

NATURALEZA Y EDUCACIÓN

 

Todos conocemos o por lo menos intuimos, los beneficios de la naturaleza en nuestra vida. Nos relaja, respiramos aire puro, nos alejamos del ruido y nos acercamos a los sonidos naturales, observamos paisaje motivadores etc. Pero qué hay de ciencia en todo esto y cómo podemos aplicarlo a la educación, o más bien desde una perspectiva de neuroeducación.

Diversos estudios revelan todos los beneficios de aplicar entornos naturales al ámbito educativo y el porqué, en este post queremos resumir lo que hemos encontrado y dar algunos tips para aplicarlo en el día a día de clase.

¿Por qué el cerebro reacciona a la naturaleza?

Lo que está demostrado es que nuestro cerebro responde con circuitos específicos en entornos naturales y que esto beneficia a nuestra salud emocional, cognitiva, social y física. También se ha encontrado evidencia a nivel estructural del cerebro, con una mayor materia blanca y gris en algunas zonas de este, que predicen un mejor desempeño.

Cuando nos alejamos de zonas naturales y nos adentramos en la urbe de forma prolongada, se identifica una mayor actividad de la amígdala y la parte del cerebro que participa en la regulación emocional, pudiendo provocar alteraciones de nuestro estado, como el estrés.

Ante esto, hay teorías evolutivas que indican que nuestro cerebro se ha desarrollado y expandido en entornos naturales y que está diseñado para ello. Estamos diseñados para entender la naturaleza y percibir sus señales.

¿Cómo influye la naturaleza en la educación?

A grandes rasgos, la naturaleza puede influir en los siguientes aspectos:

Mejora la atención, motivación y la resolución de problemas.

Los alumnos que estudian en entornos y luz natural mejoran su concentración, motivación ante la actividad, su creatividad y por lo tanto pensamiento crítico para la resolución de problemas.

Más amables y activos.

Ver simplemente imágenes de naturaleza nos relaja, un entorno natural rebaja los niveles de cortisol (la hormona del estrés) nos activa de forma sociable, nos invita a interactuar y a realizar actividad física. Sabemos lo importante que es el entorno físico para el aprendizaje.

Autocontrol y compromiso.

Se ha demostrado que la naturaleza relaja los impulsos y mejora el control ante el aplazamiento de la recompensa, factor muy importante durante el estudio. También aumenta el compromiso al esfuerzo y concentración, lo que implica un mayor desempeño durante el resto de las clases, aunque estas se den en entornos no naturales.

¿Cómo podemos incluir la naturaleza en clase?

Lo que todos tenemos en mente que sería ideal, es disponer de un centro educativo rodeado de naturaleza, pero ¿cuántos disponen de ello? En una gran urbe como Madrid, muy pocos son los afortunados, así que debemos de inventar fórmulas, para poder introducir la naturaleza de forma sencilla y eficaz en la rutina de clase.

  • Disposición del aula hacia el exterior. Cuando sea posible, deberíamos disponer el aula de tal forma que esté orientada hacia ventanas que den a espacios abiertos como puede ser el patio o un parque.
  • Música ambiente de naturaleza. En algunos momentos donde necesitamos concentración, podemos desplazar el ruido de la ciudad con ruidos de la naturaleza. En este post encontrarás más información sobre los sistemas de megafonía para el centro.
  • Decoración natural. Podemos incluir en las aulas o pasillos, plantas, terrarios, fuentes etc. donde sean los propios alumnos los encargados de su mantenimiento y cuidado. También podemos colocar posters o murales que emulen la naturaleza, incluso jardines verticales.
  • Luz natural. Siempre que sea posible debe prevalecer la luz natural para el estudio y los colores cálidos en las aulas.
  • Huertos urbanos. El patio es un espacio perfecto para ir desterrando asfalto y convertirlo en zonas verdes y huertos, donde los alumnos puedan participar activamente. También pueden participar del cuidado de las zonas verdes, haciendo cartelería para su mantenimiento y buen uso.
  • Clases en el exterior. Cuando sea posible, podemos trasladar la clase o parte de ella a una zona verde exterior. Con los sistemas de red y WiFi actuales, podemos cubrir cualquier zona externa del centro y con los dispositivos móviles como las tablets, seguir cogiendo apuntes o revisando temario con facilidad.
  • Identificar en clase con un mapa las zonas verdes más cercanas al centro, para animar a los alumnos a que paseen por allí antes de entrar a clase o incluso se vayan a realizar los deberes o a leer en su tiempo libre. También se pueden utilizar estas zonas cercanas para realizar cuando sea posible allí una actividad, por ejemplo, en educación física.
  • Por último, la actividad más recurrente, excursiones fuera de la ciudad a menos de una hora. Por suerte en la Comunidad de Madrid disponemos de espacios naturales increíbles y relativamente cerca, donde se pueden realizar excursiones que desde luego cargarán las pilas a todos. Os dejamos un enlace a este post, con sitios que nos han encantado:  9 destinos de naturaleza cerca de Madrid.

En tu centro, ¿realizáis alguna de estas iniciativas? u otras, para incluir la naturaleza en el día a día de clase, nos encantaría saber más ¡Déjanos un comentario!

 

0 comentarios

Categorías

No te pierdas nada

Suscríbete a nuestra lista y recibe por  mail todas las novedades.

@impulsaeduca

Sigue en twitter todas nuestras novedades y noticias sobre el séctor educativo.

estamos a
un click!

Nuestra oficina  C/ Hermosilla nº 48 1º D – Madrid

Teléfono  91 722 91 89

e-mail  info@impulsainnovacion.es

Aviso legal | © 2018 Impulsa Innovación Tecnológica SLU 🚀